EL EJECUTADO

 

©Jesús Alejandro Godoy 

Aquel que va perdido, es un ser doliente, un ente pacifista, que jamás se detuvo a dar batalla por lo que le parecía valedero.

Ése, al que ahora le besa el cuello una gruesa cuerda que se llevará sus días, es un pendiente deudor que siempre le había pedido soluciones a su Dios, y que le culpó siempre por sus fallos y por todo lo que jamás pudo obtener.

Mira, pobre ser ése que ves ahí que pronto será colgado, que dejó su vida y su destino creyendo en la suerte, y olvidando que cada día era un nuevo y silente camino para empezar alguna nueva historia.

Quédate hijo y mira atento, a ese ser que pronto se irá, el cual prontamente se dejó caer en los brazos de un azar lujurioso, y le pidió a gritos a los elementos, que le construyeran una casa, le formaran un hogar, y le regalaran amores adonde él fuera; mira atentamente, y ahora susurrando te digo, que éste que pronto será ciego de todo dolor y caminos, fue un señuelo para la nada y un criadero de dudas.

No hay paz he de decirte, en un ser que sabe que los tiempos pasan a su alrededor, mientras se sienta a esperar esas promesas que se hacía cuando era niño; no existe reflexión alguna, que se equipare a aquel que reconoce sus heridas y las atiende cuando aún son heridas y no, recuerdos que luego traerán resentimientos y perdición.

Reza ahora hijo por éste que pronto será un ejecutado de historias, que es el que lleva esa gruesa cuerda alrededor de su cuello; y no veas quién es, porque lleva tu rostro, mi rostro, y el de aquel que supone, que vivirá para siempre caminando bajo senderos soleados.

Entonces te digo, que él tiene todo tu tiempo en sus retinas y envidia de ti lo que jamás obtendrá; y tú, tienes toda su voz, y relatarás este día, como el momento en que has visto la diferencia entre ser ave o viento.

Mira hijo que cada nudo que tiene esa cuerda, es atado por tus manos, por mis manos, y no, por las manos de dioses, demonios, ángeles ni entes que merodean por ahí… no alucines hijo por ahora, ya tendrás tiempo de eso.

Por ahora has silencio, y sólo mira a aquel que va perdido, envidiando de ti, lo que jamás volverá a vivir…

 

Anuncios

SÓLO VIENTO

Autor:

© Jesús Alejandro Godoy

 

En algún puerto deshabitado, dejé un navío repleto de esperanzas inconclusas; y él tal vez un día zarpará hacia el recuerdo, siguiendo ese horizonte mudo que teje a veces quimeras, para esos navegantes que sueñan con olas de magia y vaivenes de regocijos.

Allí donde se ve aquel puerto vacío, dejé anclado un certero amor que jamás será mío; junto a él, una palabra a destiempo y alguna duda que ya hoy, me olvidé a qué dictamen de mi vida correspondía.

Así que aquí, navegante, sólo me vuelvo mar, para conocer esos secretos que yacen en la oscuridad de mi alma, y que de tanto detenerme a pensar en lo que no poseía, me olvidé de lo que sí era mío, y me dejé arrastrar hacia esta costa, que grita mi nombre y en acuciantes melodías, le resta un poco de poesía a la verdad, que ahora he encontrado; esa verdad… mi verdad, que sólo dice, que jamás se acabarán los soles mientras el cielo le cante a la luna, las batallas de aquellos héroes, que destejieron sus miedos y se volvieron caminos.

Es así, que a los lejos ves amiga, que dejé varado un navío con las velas en reposo, como muertos hastiados de tanto esperar más muerte; es aquí, que en este puerto sin nombre, he dejado un silencio quejoso que aún me hace recordar, que las distancias entre las palabras y los hechos es sólo viento; es, que he dejado un centinela de miedo, cuidando los tesoros de mis terrores y muy cerca de ahí, una esperanza de volar, que a veces se vuelve mi aliento, y me hace crecer alas de momentos que se pierden en los firmamentos de lo que yace en el deseo.

Y diré amigo, que dejaré muy cerca de la costa, algunas preguntas que por ahora no he de responder, y ciertas respuestas que de tanto responderme, primero se volvieron historia, después mitos y luego leyendas.

Sé que tal vez, un día volveré a partir con algún cargamento hacia algún amanecer insondable que tenga grabado un porvenir; sé amiga, que hoy me despido de mucho de lo que hube tenido, porque si no ha de ser así, no podré seguir en mi curso; y mi fuerza, será algún sueño marchito, que me dolerá en la carne mientras mis ansias se envejecen con mi piel.

…Y es que antes de partir digo, que dejé un navío en algún puerto deshabitado; porque hoy me vuelvo mar, para conocer… esos secretos…

 

 

 

EL ERRANTE

Autor: © Jesús Alejandro Godoy

Si es que estoy hecho de historias perdidas, será la razón por la que ahora esté vagando por esta casa tan repleta de luna y tan vacía de luz.

Si es verdad que mis ojos siguen grabando historias que no serán, ése es el porqué esté caminando sobre la hojarasca, en este bosque solitario, negro y difunto de sueños.

No sé cuando fue, ni como sucedió; es que una mañana sólo me aparté de un lugar y me fui a otro, y ahí empecé a ver de cerca a las aves del cielo y al sol del espacio; y en lugares extraños me empecé a quedar, como una errante palabra que jamás tendría que haber sido pronunciada, como un hecho irresoluto o una mirada que nada tiene que percibir.

Si es que me abrigo de alegrías ajenas, creo que esa es la razón por la que mis únicas alegrías son contar los árboles de distintos lugares y ver pasar a los astros camuflados en mil colores distintos; y si es que mis gritos son como sinfonías mudas que jamás serán ejecutadas, ese creo, es el porqué mis caminos se separan de mis pasos y mis huellas se confunden a sí mismas con las que ya habían sido caminadas.

Si es que estoy hecho de madrugadas que nunca llegan y de inviernos en casas derruidas y de amores que nunca volverán, esa es la razón -creo-, por la que mi sombra se ha quedado a orillas del mar a mirar el amanecer, y mis rutinas ya se han dormido, dando un último suspiro que sólo yo he escuchado.

No sé cuando fue, ni como sucedió.

Tal vez entonces, una mañana sólo me apartaré de un lugar y me iré a otro, y en alguno me quedaré esperando a despertar de este sueño; que según parece, sólo se sueña cuando yo trato de abrir mis ojos…

 

 

A PRUEBA

 http://jesusalejandrogodoy.blogspot.com

Autor: © JESÚS ALEJANDRO GODOY

Escucha, nunca sabes, si dirán las palabras justas que estabas esperando.

Abre, nunca sabes, si era la persona que siempre soñaste.

Despierta, nunca sabes, si ese día cambiará el resto de tu vida.

Habla, nunca sabes, si tus palabras despertarán sentimientos en personas insospechadas.

Cambia, nunca sabes, si el nuevo camino te traerá nuevas alegrías.

Analiza, nunca sabes, si la situación que te acongoja, está disfrazada de oportunidad.

Arriesga, nunca sabes, si tus movimientos audaces, serán el comienzo de una cadena de éxitos notables.

Camina, nunca sabes, si tus huellas, serán el camino que sigan aquellos que confían en Ti.

Perdona, nunca sabes, si las ofensas son en realidad pruebas que te ayudan a crecer.

Estimula, nunca sabes, si tus acciones generarán acontecimientos a tu favor.

Agradece, nunca sabes, si lo bueno o lo malo que te sucede, es ni más ni menos que la señal de que el Buen Dios, te está poniendo a prueba

OTROS CIELOS, OTRAS VERDADES

 http://jesusalejandrogodoy.blogspot.com

Autor: © Jesús Alejandro Godoy

Magnífica y atroz providencia, que me inventa ciénagas de duelos y desiertos de esperanzas, búscame en el aquelarre de esta monotonía empírica y enorme a la cual llamo vida, y que se ha vuelto tan ella, tan misma, tan igual, que solamente la muerte podría cambiarla para darme un poco de ese paraíso infernal que sueña el guerrero antes de ir a batalla.
Trueno inquebrantable b
úscame en la lluvia de sensaciones; daga de lo inconcluso, ojalá no vengas cuando esté en los brazos de Morfeo y tenga que convencer a mi ánima para que vuelva a refugiarse en esos días que ya no le pertenecen.
Ya he medido la talla de estas esperanzas que a
ún mantengo, y no quepo en ellas. Vara y viga con que se miden lo celestial, no hagan sus cuentas delante de mi triste destino y en el silencio que inunda mis ojos.
Runas y presagios que alguna vez he visto
¿qué me dirán ahora que desatiendo las leyes de lo que era real?
Rezos apocal
ípticos y certeras dudas de los que no es, no quiero llegar a ser un oráculo de falsedad; un recuerdo sosegado, de lo que tendría que haber sido.
Vaga crueldad que muere cuando muere la necesidad y la avaricia, d
éjame seguir, no me tomes prisionero de éste rodeo sin nombre, que ahora me libro de algunas palabras y salgo de mí, a ver otros cielos y otras verdades.
Vida que llamo muerte, y final que llamo liberaci
ón, calla y sigue, que yo te sigo y luego hablaré de todo eso que tendría que haber sido, y jamás fue.

MAPA DE MIS JUEGOS

http://jesusalejandrogodoy.blogspot.com

Autor: © Jesús Alejandro Godoy

Sé que existe una ley justa, que lleva grabada mi nombre con sangre en su ceño, y que grita mis espacios, para que le devuelva esas estrellas que me robé cuando era dueño del cielo, y de todo lo que había debajo de él.

Sé que anda por ahí, sé que espera un instante para hacerse de los señuelos que le arrojo a la felicidad y desbaratar esas trampas, donde mantengo en silencio algunas mentiras, que usaré cuando mis opciones coherentes se terminen, o cuando me canse de ser castigado por ser el único idiota que dice la verdad.

Sé que venera algunos lugares por donde he pasado; sé, que en el invierno se confunde con la nieve y viene a reclamarme esas caricias que dejé latiendo lejos de aquí y que aún esperan el fin de su faena; sé, que lleva mi nombre grabado con sangre y que un día vendrá a buscarme, para al fin, quedarse a mi lado y hablar de todo lo que le debo.

Tal vez la veré, tal vez te veré; pero por ahora, sé que me dejará seguir discutiendo mis sueños con el viento y mis caminos con la luna; y que un día, ya tendré tiempo de pagar lo que debo; y tú, tendrás tiempo de retornarme esas tristes alegrías, que dejé sumidas en un sueño profundo, cuando dejé de temer a las leyes de ensueños y empecé a usar el mundo como mapa de mis juegos

Un día… volveré, pero no todavía…

INVISIBLE COMO ANTES

INVISIBLE COMO ANTES

Autor: © Jesús Alejandro Godoy

…Es viento, ahora que mis manos venosas y marchitas se entregan al compás de la locura, que escucho las voces de la oscuridad; que me llaman, que me nombran, y me dicen que falta poco para que esas caricias que ya me han abandonado, vuelvan a mí, como vuelve el mar solitario a contarle a las rocas, que vio un ave aventurera cerrar sus alas en pleno vuelo, y con paz, se dejó caer por que todo ya estaba hecho y cumplido.

Miren nubes mi andar errático que marca la única perdición que encuentro dentro de mí, que me detiene y me obliga a quedarme sentado junto a estos fantasmas de ojos negros, que con temor, miran los desperdicios de sus recuerdos y se preguntan dónde se encuentran; miren nubes, que ya escucho esas buenas nuevas que canta el rocío, y me dicen que quizás un día la niebla me envolverá y me posará sobre un relámpago, y juntos recorreremos el mundo, dejando tras de sí, solamente una luz de colores repleta de misterios.

Lugares que he andado, ahora que mi boca vacía de dientes está y mi lengua se ha dormido para nunca más despertar, es que comprendo que yo los moldeaba y les daba vida y no, ustedes, lugares, a mí.

Sitios ajenos a mi presencia por donde he dormido, trabajado; por donde mi sombra aun se pregunta adónde me he ido; lugares, ya no me aprisionen y no retengan mis recuerdos ni mis cosas ni mis ganancias, por que ya ven, que aquí, desnudo, entregado y solo, iré a bañarme de luz, a reír todas las alegrías y a llorar todos las yerros; lugares, váyanse sin mí, que lo que ustedes tienen, no me sirve para pagar las deudas que ahora tengo con esos, que no sé por qué, se aparecen en mis sueños y tocan mi rostro por las noches para que no los olvide.

Amores sexuales y fiestas sin control que aún me hacen reír al recordarlas, sé que todo fue mágico para remendar algunas soledades y algunos espacios en mi vida; me despido ahora sabiendo que no todas las olas mojan el alma aunque pertenezcan al mismo mar.

Espacios, mundo, abismos cavernas y misterios; perdónenme si no los he recorrido por completo, es que siempre fui temeroso de dejar mi espacio… y ahora que lo dejo, río y lloro, al saber que mi espacio era el mundo.

Ángeles centinelas que ahora me espabilan, y me sorprenden con sus historias; no dejen que parta sin antes devolverle al viento todas sus historias y secretos; no dejen que me vaya sin retornarle a mis caminos todos sus pasos y sus sinsabores; centinelas que ahora me espabilan, que me llaman, que me nombran y que me dicen que todo está presto para traspasar algún umbral… no me dejen partir, sin agradecer todos los alientos y perdonar todas las heridas

…Es vida, que ahora me pregunto: ¿Esto es la muerte?

Y me vuelvo niño, y ya me hago invisible como antes, y digo adiós a todos mis equipajes y me voy a pedirle al mar, que me lleve sobre sus olas, por que quiero ser como esa ave, que un día cerró sus alas en pleno vuelo, y se dejó caer en paz; por que todo, estaba hecho y cumplido.